marzo 22, 2022
0 comments
Share

FOO FIGHTERS Y ARGENTINA: LA RELACIÓN QUE NO TIENE FIN

Por Nico Fernández II  En el marco de la edición del Lollapalloza 2022, el tercer y último día del festival tuvo el agrado de contar con Foo Fighters. La banda estadounidense volvió a suelo argentino después de 4 años de su último recital en el país, y estuvo a la altura de sus anteriores visitas.

A las 9 PM, se podía ver muchas personas irse del escenario de Babasónicos, y es porque en solo 30 minutos, la banda liderada por Dave Grohl se presentaba en el escenario principal para uno de los cierres de la jornada y la gente quería un buen lugar para presenciar el show.
Apenas pasadas las 9:30, sale la banda al escenario, bajo la clásica arenga del público al grito de “Foo Fighters”. Se apagan las luces y la fiesta comienza con una versión de “Times Like These” con Dave y el tecladista, Rami Jafee, en dúo, para que en el éxtasis de la canción se sume el resto de la banda para que el público se enloquezca, y fue así, ya que luego le siguieron los hits “The Pretender” y “Learn to Fly” para que el campo, más allá del alivio que fue la baja temperatura de la noche, empiece a entrar en calor.

Luego de la bienvenida de Grohl a la gente, presentándose, preguntando sobre quién ya había visto a la banda y quién no, comentó que eran una banda de más de 26 años y que por lo tanto, tenían varias canciones, por lo cual nos preparaba para una larga noche que según él “iba a ser una montaña rusa”, lo cual sería cierto. Tocaron dos canciones de su último disco “Medicine At Mignight”, como fue “No son of mine” y antes del segundo tema, se coló “The Sky is a Neighborhood”, con gran interpretación de su trío de coristas acompañando la canción en la que se destacó la capacidad de canto de Samantha Sidley, ganándose el aplauso tanto del público como de la banda misma. La segunda canción que pasó de su último disco fue “Shame Shame”, que junto a la anterior interpretación servía de alivio para que el público pudiera descansar de los pogos, lo cual se agradeció porque luego hubo una seguidilla de bombas, como fueron “Breakout” (uno de los momentos de la noche), “My Hero”, “These Days” y “Walk”, dónde entre estos temas Dave empezó a remarcar de que éramos “el público más loco del mundo”, diálogo que se repitió como 3 veces durante el recital.

Llegó el tiempo de las presentaciones de los miembros de la banda, empezando por el guitarrista Chris Shiflett con un solo, siguiendo con el bajista Nate Mendel tocando “My Generation” de The Who, el tecladista Rami Jafee con un solo de teclado, y las coristas con una interpretación conjunta de “Gonna Make You Sweat”. La gente pedia a gritos a Pat Smear, compañero de Grohl en la última etapa de Nirvana, y nos regaló un pedacito de “Blitzkrieg Bop” de Ramones. Llegó el turno del baterista, Taylor Hawkins, el cual intercambió lugares con Dave, por lo cual pudimos ver a este último como un flashback de sus viejas épocas en cierta banda de Seattle, mientras Taylor cantó “Somebody to Love” de Queen.

Luego de un amistoso ida y vuelta entre Dave y Taylor de quién es el mejor cantante y baterista de la banda, volvieron a sus lugares originales para que la gente vuelva a tomar calor con “All my Life” y “Run”. Antes de seguir con el recital, se vió entre el público una pintura de Grohl hecha por un fanático, el cual el cantante la vió y tanto fue de su gusto que la hizo subir al escenario, quedando en el medio de la escenografía y a su autor presenciando el resto del show desde un costado del escenario, agrandando así la figura de Dave de ser un tipazo, bautizando al fanático como “Fucking Picasso” y dedicándole “Wheels”.

El recital estaba llegando a su fin, e hizo presencia uno de sus himnos, como es “Best of You”, para luego regalarnos una sorpresa con un invitado: Perry Farrell, guitarrista de Jane’s Addiction (banda que tendría que haber tocado antes de ellos en el mismo escenario pero cancelaron), y creador del Lollapalloza, para interpretar “Been Caught Stealing” de la banda de Perry. Luego de la canción y agradecerle a Farrell, Dave comenta que él fue al primer Lollapalloza en 1991 junto a su banda en ese tiempo, momento en el que el público se vuelve loco arengando a Nirvana, provocando una sonrisa del vocero de la anécdota, para luego seguir en otra emoción descontrolada de la gente al escuchar de que veia a sus bandas favoritas con el gran Kurt Cobain, momento en el cual se vió interrumpido otra vez al grito de “Kurt Cobain” de todos los presentes.

La noche finalizaría a todo fervor nuevamente con la siempre enérgica “Monkey Wrench” y, tras la promesa de volver pronto al país, repetir, pero esta vez, “desde el corazón”, que Argentina sigue siendo el mejor público que tuvieron y agradecer a todos por la increíble fiesta, la banda se despide tocando su ya clásico tema de clausura, “Everlong”.

Foo Fighters volvió a dar cátedra y entregó uno de lo mejores recitales del Lollapalloza 2022, mientras los fanáticos vuelven a poner la cuenta en cero y ya empiecen a esperar con un regreso de lo que parece ser una relación de amor entre el país y la banda que muy difícil se detenga.

admin

admin

Comments

No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *